31

¿Por qué todos tienen los mismos propósitos de año nuevo?

 

Todos nos prometemos comer más saludable, hacer más ejercicio, dejar de fumar o tomar y leer más libros. Y quien no lo haga es porque probablemente ¡ya tiene esos hábitos! Pero, ¿por qué siempre figuran en la lista esos propósitos? ¿Por qué no somos más originales o ambiciosos?

 

Peor aún, ¿por qué los repetimos cada año? Es obvio que esos propósitos de año nuevo se eligen porque sabemos y somos conscientes de que hacer eso en nuestra vida es excelente para nuestra persona, ya sea física o psicológicamente.

 

Sabemos que comer más nutritivo y hacer más ejercicio nos beneficiará no sólo con un buen cuerpo (el cual todos deseamos) sino con una maravillosa salud. Sabemos que dejar de fumar o tomar ayudará a ese primer propósito y que además nos hará ahorrar dinero. Y sabemos que leer es muy importante para ser cultos, tener tema de conversación y aprender cosas nuevas.

 

¡Pero seguimos sin llegar a ese punto en que ya no tengamos que planearlo!

 

Creemos que aquí el problema es que no escribimos esos propósitos adaptados a nuestra persona, o queremos hacer un cambio tan radical como si se tratara de una acción que en un abrir y cerrar de ojos cambie nuestra vida. Entonces, la clave del éxito está en ver específicamente cómo vamos a cumplir esos propósitos y qué acciones individuales vamos a tomar para hacerlos realidad. ¡Aquí te ayudamos!

 

Olvidemos el “comer más saludable”. Mejor enfoquémonos en disminuir lo que nos hace mal. Si te encantan los postres, entonces establece que los comerás solamente una vez al mes. Si te encantan las frituras entre comidas, entonces promete que sólo pueden ser frutas y verduras o algo parecido.

 

De la misma manera, “hacer más ejercicio” suena vacío y redundante si ni siquiera sabemos cuál es la actividad que más disfrutamos. Y “dejar de fumar o tomar” puede ser muy difícil si no tenemos un plan de acción. ¿Qué tal si establecemos un presupuesto que vaya disminuyendo por mes para consumir esos productos tan nocivos? ¿O apoyarnos de expertos que nos ayuden a superar el problema?

 

Comencemos a definir nuestros propósitos de año nuevo primero conociéndonos a nosotros mismos, nuestros hábitos, nuestros gustos y nuestra manera más efectiva de trabajar para entonces poder llegar al objetivo y dejar de poner, año tras año, lo mismo que todos los demás. ¡Sé diferente!

 

¡Feliz año nuevo, PuntAlta! ¡Empecemos con el pie derecho!

 

  • Share:

Leave A Comment