teodoro3_4682_615x

Oda a la geometría mexicana

La arquitectura de Teodoro González de León refleja su indiscutible pasión. Talentoso escultor y pintor, su casa sobre la calle Amsterdam (ubicada en la colonia Condesa) tradicionalmente un sitio de encuentro de intelectuales y artistas, es un oasis de volúmenes unidos en concreto blanco y piedra “Hermosa”; es tan geométrico como sus propios cuadros y aquellas composiciones arquitectónicas de cilindros y rectángulos del pintor Fernand Léger. Un vocabulario de formas cónicas, cúbicas y tubulares, la Casa Amsterdam confirma que la arquitectura es el “arte de la cuarta dimensión, que sólo se percibe en el tiempo”.

Foto vía Jorge Lara y Cortesía de TGL Arquitectos

Concluida en 1998, la vivienda ocupa un terreno cuadrado rodeado de colindancias altas. Se desarrolló sobre una plataforma elevada a 1.26 metros de la calle, con todos los espacios organizados alrededor de un medio patio, un “concepto muy bello de las casas mexicanas del siglo XIX”. El patio está completamente incorporado al interior, gracias a la continuidad de altura en el piso y la ausencia de cortinas. Cada elemento de la composición adopta una forma distinta para lograr “un ensamblaje de volúmenes”. Predominantemente blanca, salvo por los destellos de color de la colección de libros, la atmósfera inspira serenidad y creatividad. Esta casa magistral fue merecedora del: Gran Premio Medalla de Oro en la V Bienal de Arquitectura Mexicana en 1998, Medalla de Plata en la Bienal de Miami Beach del mismo año y mención en la XI Bienal Internacional de Arquitectura en Quito en 2002. Otra de sus obras más emblemáticas es el Museo Universitario de Arte Contemporáneo, en Ciudad Universitaria; cuya construcción retomó su amor por el arte y la fantástica realización del Museo Rufino Tamayo junto con Abraham Zabludovsky.

teodoro4_7666_546x720Foto vía Jorge Lara y Cortesía de TGL Arquitectos

Artículo vía AD México

  • Share:

Leave A Comment